Oct
7

DESARROLLO NORMAL DE LA ADOLESCENCIA. SEGUNDA ETAPA

La adolescencia es una profunda transformación de la persona, que pasa de ser niño, a ser adulto. La transformación no sólo es física, sino que en el aspecto psicoemocional se produce un proceso de cambio tan fuerte o más que en el aspecto físico, aunque bastante más largo. Comentaba en el blog anterior que la primera etapa se caracterizaba por una serie de aspectos que podrían resumirse como una confusión general. Confusión en la identidad: no sabe quién es, y no sabe quién quiere ser; confusión de objetivos: hoy quiere una cosa y mañana otra, no sabe lo que quiere; confusión de gustos: hoy le gusta una cosa y mañana otra; confusión de referencias: busca constantemente modelos, pero no atina al escogerlos, y no los elige en forma estable, los modelos de hoy no son los de ayer.
En la segunda etapa, aproximadamente entre los 16 y 19 años, aún cuando no han desaparecido completamente las características de la etapa anterior, sí van disminuyendo, y van surgiendo características que nos indican que esa persona ya se aproxima a ser adulta. Estas características son normales, o deben ser las esperadas en la segunda etapa de la adolescencia:

MOVIMIENTO HACIA LA INDEPENDENCIA:

1. Funcionan con mayor independencia.
2. Tienen un sentido de identidad propia más firme y cohesivo.
3. Examinan sus experiencias internas.
4. Logran la habilidad para posponer la gratificación o la satisfacción personal.
5. Disminuyen los conflictos con los padres.
6. Tienen mayor estabilidad emocional.
7. Hay un aumento en su preocupación por otros y un aumento en su autosuficiencia.
8. Permiten que las amistades sigan siendo importantes y ocupen el lugar apropiado entre todos sus intereses.

INTERESES FUTUROS, CAMBIOS COGNOSCITIVOS:

9. Los hábitos de trabajo se hacen más definidos.
10. hay un aumento en el interés acerca del futuro.
11. Se le da mayor importancia al papel que se juega en la vida.

SEXUALIDAD:

12. Sentimientos de amor y de pasión.
13. Desarrollo de relaciones más serias.
14. Firme sentido de su identidad sexual.
15. Un aumento en la capacidad para sentir amor tierno y sensual.

MORALIDAD, VALORES Y DIRECCIÓN PROPIA:

16. Mayor capacidad para establecer sus propia metas.
17. Interés en el razonamiento moral.
18. Capacidad para hacer uso de la intuición.
19. Mayor énfasis en su dignidad y amor propio.
20. Las tradiciones sociales y culturales vuelven a ganar parte de su importancia previa.

La adolescencia es un proceso natural, y supone una etapa crítica, que llamamos “crisis de la adolescencia”, que necesariamente hay que pasar, por lo que es fundamental que los padres ayudemos a nuestros hijos a pasarla adecuadamente. Cualquier obstrucción o distorsión de dicho proceso tiende a provocar un retraso o un estancamiento del mismo o de parte del mismo, o un agravamiento de los riesgos de algunas de sus características. Ello nos explica, por ejemplo, la inmadurez de muchos adultos. Es importante por ello que los padres se asesoren para afrontar este proceso adecuadamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *