Sep
9

EL ABUSO SEXUAL A LOS NIÑOS

En la consulta externa de psiquiatría de un hospital público infantil una psiquiatra recibía a una paciente, ya en plena pubertad, que iba acompañada de su padre. Ante el comentario inocente y cordial de la doctora sobre lo bonita que estaba la joven, el padre comentó con naturalidad: “Sí, ya me la voy a…”. Y ante la perplejidad de la profesional, el padre añadió: “Si de todos modos otro lo va a hacer, prefiero ser yo el primero”.

Esta situación puede parecer monstruosa y dejar con la boca abierta a muchos, pero es bastante común en ciertos sectores sociales de latinoamérica. Quizá no sea tan común exteriorizarlo abiertamente en un hospital, pero la naturalidad con que sucedió da a entender que es una situación que se ve con cierta naturalidad en la subcultura de estos sectores sociales. Se reportan bastantes casos de abuso sexual a niños o adolescentes, pero el número de casos que no se reportan es infinitamente mayor, ya que los niños tienen miedo de decirle a alguien lo que les pasó, y el proceso legal de verificar los informes es difícil.

El abuso sexual a los niños suele ocurrir en la familia, a manos de un padre, un padrastro, hermano u otro pariente; o fuera de la casa, por ejemplo, por un amigo, la persona que lo cuida, un vecino, o un maestro. Cuando se trata del padre o padrastro, muchas veces cuenta con la complicidad de la propia madre de la niña (o niño), quien calla por temor a perder a su pareja en parte, y en parte también por la relativa naturalidad con la que se acepta dicha situación.

El niño que conoce y aprecia al que lo abusa se siente atrapado entre el afecto o la lealtad que siente hacia esa persona y el conocimiento de que estas actividades sexuales son terriblemente malas. Si el niño trata de romper con las relaciones sexuales, el que lo abusa puede amenazarlo mediante la violencia o negándole su afecto. Cuando los abusos sexuales ocurren en la familia, el niño puede tenerle miedo a la ira, los celos o la vergüenza de otros miembros de la familia, o quizás puede temer que la familia se desintegre si él descubre el secreto.

Cuando el abuso sexual ha ocurrido, el niño desarrolla una variedad de pensamientos e ideas angustiantes, y el daño emocional y psicológico a largo plazo (incluso toda la vida) puede ser devastador. El niño que es víctima de abuso sexual prolongado, usualmente desarrolla una perdida de auto-estima, tiene la sensación de que no vale nada y adquiere una perspectiva anormal de la sexualidad. El niño puede volverse muy retraído, perder la confianza en todos los adultos y puede hasta llegar a considerar el suicidio. Algunos niños que han sido abusados sexualmente tienen dificultad para establecer relaciones con otras personas a menos que estas relaciones tengan una base sexual. Muchos se convertirán en adultos que abusan de otros niños, o se darán a la prostitución, o tendrán otros problemas más serios cuando llegan a ser adultos, y volverán a ver con naturalidad la situación.

3 thoughts on “EL ABUSO SEXUAL A LOS NIÑOS

  1. El compromiso como integrantes de la famila, debe ser mas atento a los signos de alarma, el silencio de los ninos y las reacciones de estos ante las personas

  2. ES MUY IMPORTANTE TRATAR DE SACAR SEGUIDO ESTE TEMA …PORQUE ES A DIARIO QUE MUCHOS NIÑOS SON ABUSADOS SEXUALMENTE Y LO MAS DOLOROSO ES QUE SEA ALGUIEN QUE ELLOS HAN QUERIDO MUCHO Y QUE HAN CONFIADO EN ELLOS …Y LOS TRAUMAS SON PARA SIEMPRE….ESTOS TEMAS SIENTO QUE SON TEMAS DEL DIARIO VIVIR. Y ADEMAS CONOCER SIEMPRE BIEN AL NINO Y ANTE CUALQUIER CAMBIO ESTAR MUY ALERTAS,Y SABER CREER EN ELLOS CUANDO DIGAN ALGO SOBRE ALGUIEN….GRACIAS!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *