Mar
26

EL AMOR A NUESTROS HIJOS

Cuando hablamos de amor hacia nuestros retoños casi siempre pensamos en un amor incondicional, que lo perdona todo y no cuestiona nada. Sin embargo, esto no es suficiente, y, en ocasiones hasta es incompatible con la adecuada forma de amar a nuestros hijos, es decir, en la racionalidad, en la educación de valores, premios, consecuencias y castigos. Frecuentemente creemos que eso no es amor, y, por otro lado, a veces pensamos que es más difícil amarlos de esta manera, ya que si accedemos a todo lo que piden, pasamos por alto malas acciones y rehuimos los regaños, la disciplina y el establecimiento y cumplimiento de límites, nos resulta más cómodo, menos complicado.

Sin embargo, nada más equivocado. Amar a un hijo implica educarlo; y educarlo implica amarlo, porque el esfuerzo y la dedicación que requiere una buena educación solo se hace por alguien a quien se ama; difícilmente se hace por alguien a quien no se ama, y si se hace, al hacerlo automáticamente se le ama, porque la educación es una entrega a él (ella), y él(ella) se convierte en la obra de nuestro esfuerzo, dedicación y entrega. Amar con el corazón, y educar con la razón. Y la razón nunca puede ir por detrás del corazón; muchas veces tiene que ir por delante, y esa es la parte dolorosa y difícil de la educación, pero nos debe reconfortar el pensar no en el hijo que tenemos delante, sino en el que queremos tener en el futuro.

Educar a un hijo no es consentirlo, sino prepararlo para ser en el futuro un miembro valioso de la sociedad, que la enriquezca, que aporte sus valores, su esfuerzo y conocimiento; y que disfrute de su integración a la misma. Amar a un hijo es hacerlo feliz cada día, si fuera posible; educar a un hijo es hacerlo feliz mañana y cada día del futuro, aun cuando ello implique no hacerlo feliz hoy. ¿Cuántos sacrificios somos capaces de hacer por nosotros mismos en el presente para tener un futuro mejor? Pues la educación de nuestros hijos no es una excepción; es simplemente el más importante y más grato de todos ellos.

3 thoughts on “EL AMOR A NUESTROS HIJOS

  1. Dra. Margarita que preguntas debo hacerle a mi hija de 2 años por algún posible abuso
    sexual yo tengo un aterriado pensamiento ya q mi hija no puede dormir y pobrecita mi nena se coge su vaginita y no se deja revisar es mas me fué con ella al medico en tres oportunidades pero no se deja revisar y loq asusta es q le duele su vaginita ay doctora nosé q hacer AYUDEME POR FAVOR sabe esto sucedio desde agosto del año pasadop 2015 pero ahora q estamos junio ha regresado los malestares y problemas para dormir yo le pregunto mucho en diferentes momentos pero mi nena nada q me da respuestas claras q hago doctora admas cuando sucedio esto yo la saque de la escuela y poco a poco se fue olvidando de llorar dormida apretandso fuertemente sus ojitos sabe yo dormia y me levantaba casi a los 6 o 7 minutos y se partia mi corazon el verla asi y en la escuela no me decian nada me respondian q no habia pasado nada ahgora adoctora estoy con este problema otra vez la nena llora en los sueños y se refrega fuertemente con las piernas como pàtaleando una y otra vez en las sabanas de su cuna Doctora por favor dígame q debo hacer DOCTORA NECESITO UNA CITA CON USTED gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *