ene
10

LA DIFERENCIA DE EDAD

Es cada vez más común que, en una pareja, ella sea mayor que él, y todavía hay ciertos tabúes al respecto. Sin embargo, es tan normal como que el hombre sea mayor; de hecho, uno de los dos tiene que ser mayor que el otro. El que tradicionalmente el hombre fuera mayor, a menudo con gran diferencia, no era más que una consecuencia de una serie de patrones culturales que parecían juntarse para inducir tal circunstancia.

En primer lugar, la cultura exigía a la mujer ser virgen, y al hombre experimentado, y preferiblemente hasta aburrido de experimentar y con deseos de sentar cabeza. En segundo lugar, la cultura asignaba al hombre la responsabilidad de buscar una posición para sostener la familia, mientras que limitaba a la mujer a un papel secundario y pasivo, alejado del mundo laboral, y en espera únicamente de que alguien se fijase en ella. En tercer lugar, existe un factor psicobiológico, y es que en la adolescencia y primera juventud la mujer madura antes que el hombre, para igualarse posteriormente.

Con todas estas circunstancias, era lógico que si el hombre tenía menos de 30 se considerase una “víctima atrapada”, y a la mujer con más de 20 y sin pareja, una “quedada”. Hoy día, con la incorporación de la mujer al mundo laboral y profesional es lógico que las cosas estén cambiando, y el equilibrio en las edades no es más que una consecuencia de la igualdad que se va alcanzando entre hombre y mujer a todo nivel.

Otra cosa diferente es que la mujer tenga una edad muy superior a la del hombre (más de 10 ó 15años por ejemplo). No es que tenga ventajas ni inconvenientes necesariamente. Lo que sucede normalmente es que la persona va evolucionando a lo largo de su vida, atravesando por diferentes etapas, en las cuales va cambiando su forma de pensar, de sentir, sus expectativas, sus ilusiones, su madurez, su energía, su cansancio, sus gustos, incluso su atractivo físico, etc. Ello da más posibilidades de adaptación mutua a dos personas de parecida edad, mientras que si su diferencia de edad es grande, probablemente habrá menos cosas que compartir.

Pero eso es lo mismo tanto si la mujer es mayor, como si lo es el hombre. En la cultura tradicional, el que lo fuera el hombre no era inconveniente, y estaba bien visto, porque, por lo expuesto anteriormente, era consecuencia de esa misma cultura, y porque la posible incompatibilidad no era problema: cada quien tenía bien establecido cual era su rol en el matrimonio, y la compatibilidad no era algo importante; era la mujer la que debía adaptarse y resignarse. Actualmente las circunstancias van cambiando, y por eso sucede cada vez más que la mujer sea mayor, sin embargo, la cultura mantiene cierta inercia y por ello aún no termina de verse bien. Pero eso irá cambiando poco a poco. La cultura siempre va por detrás, porque se basa en las costumbres, y tiende a conservarse; y sólo cambia  lentamente, y obligada por las circunstancias.

Deje su comentario

Sígame en Twitter! Sígame en Twitter!
Sígame en Twitter @DraMendozaB

Entradas recientes

Últimos comentarios

Anuncios

Archivo

 

Close
loading...