Oct
5

LA FALTA DEL PADRE

            Recibí una consulta escrita de una una mujer de 29 años, madre soltera, con dos hijas de 6 y 10 años, que lleva 3 años separada del padre de las niñas, manifestando que las niñas lloran todas las noches por él, se acuerdan de todo de cuando el padre estaba; hasta de detalles que ni la madre recuerda. Cuando llega a verlas los fines de semana, y cuando luego él se despide, les cuesta reprimir el llanto. Y empiezan a manifestarse otros síntomas paralelos, como que la pequeña no quiere aprender a leer y la mayor se niega a ir a la escuela.

            Aunque la mujer dice ser madre soltera, entiendo que ha habido un periodo prolongado de convivencia con el papá de las niñas, e independientemente de las causas de la separación, debió existir algún clima favorable en el hogar para que sus hijas muestren ahora ese comportamiento. En esas condiciones, independientemente de su estado civil debe analizarse la situación familiar como una estructura de familia nuclear completa y estable, que se ha roto; y no como la típica estructura familiar incompleta de madre soltera.

Y hago esta observación porque me parece fundamental resaltar la importancia de la estructura familiar completa y estable para el desarrollo emocional de los hijos. Sus hijas están expresando a su manera que algo importante les hace falta. Cuando no ha habido una relación cercana y prolongada con el padre, como sucede frecuentemente en el caso de los hijos de madres solteras, eso no suele expresarse así, pero no porque no haga falta, sino porque no se puede demandar expresamente aquello que no se conoce; sin embargo, siempre hace falta, pues el desarrollo emocional de los hijos en estos casos difícilmente puede alcanzar el equilibrio que de forma natural puede alcanzarse en una estructura familiar completa y funcional.

Todo esto es muy importante plantearlo a la hora de planificar la futura familia. Muchas veces las parejas se unen y tienen hijos simplemente porque sienten que se aman; a veces porque un hijo viene en camino; otras veces “por no quedarse solas”. Algunas veces las mujeres deciden voluntariamente tener y criar uno o más hijos por sí mismas, sin más intervención paterna que la inicial, o incluso ya sin ella. Muchas veces la decisión no es voluntaria, sino que los hijos simplemente vienen. Pero pocas veces se es consciente del compromiso de por vida que se está adquiriendo al tener hijos, y de si se reúnen los elementos adecuados para formar una familia funcional.

Cuando el padre o la madre, o ambos, buscan más satisfacción (de cualquier tipo) fuera del hogar que dentro de él están desconsiderando su compromiso con los hijos. Cuando la relación familiar degenera, frecuentemente se dedica más esfuerzo a tramar estrategias bélicas contra la pareja, sin considerar el perjuicio a los hijos, que a buscar soluciones por el bienestar de ellos. Y cuando una familia se rompe, frecuentemente lo hace en base a criterios personales de los padres, no de los hijos.

Esta mujer empezó muy joven a tomar la responsabilidad de tener hijos, pero haber formado en alguna época un hogar completo y funcional, y tener la preocupación que ella tiene actualmente, indica que es bastante consciente de dicha responsabilidad. Que las niñas tengan ese recuerdo y esas emociones con respecto al padre indica que su pareja también tenía conciencia de su compromiso familiar, y que había materia prima para una bonita familia. No puedo saber qué falló; no menciona las causas de la separación del padre de las niñas. No sé si fueron razones imposibles de superar en su momento; y no sé si lo serán actualmente. En cualquier caso, las niñas están transmitiendo un mensaje claro A AMBOS sobre lo que ellas quisieran y necesitan. Si no es posible ya hacer un esfuerzo por satisfacerlas, tendrán que hacer ambos un esfuerzo, buscando ayuda profesional incluso, para que las niñas superen el trauma de la separación, porque después de tres años, evidentemente no lo han superado, y les está afectando bastante.

2 thoughts on “LA FALTA DEL PADRE

  1. Dra. está excelente artículo puesto que nos deja enseñanza en la práctica profesional de la salud mental. Algunas veces he tenido clientes que solicitan ayuda en algún problema emocional en el periodo de noviazgo cuando su pareja decide separarse y la otra manifiesta estar enamorada. Gracias Estimada Doctora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *