Sep
17

LOS NIÑOS Y LA MENTIRA

A veces la preocupación de los padres cuando su hijo miento es injustificada, y se debe a no saber interpretar algunas manifestaciones de niños. Sin embargo, otras veces las mentiras tienen un significado mucho más serio y profundo que el que los padres le dan. Vale la pena orientar un poco a los padres sobre este tema. La mentira, en principio, no debe preocupar a los padres en los siguientes casos:
• A los niños pequeños (de unos 4 ó 5 años) les gusta hacer cuentos e inventar historias. Esta es una actividad normal porque ellos se divierten oyendo e inventando cuentos. Frecuentemente confunden un poco la realidad con la fantasía, y esto nada tiene que ver con mentiras.
• Los adolescentes suelen descubrir que las mentiras pueden considerarse aceptables en algunas situaciones, como por ejemplo, no decirle al novio/novia la razón real del rompimiento para no herir sus sentimientos. En realidad los adultos suelen utilizar la misma estrategia para evitar decir algo que no agrade o otras personas. Aunque ello puede ocasionar inconvenientes, se trata de un problema cultural más que de salud mental.
• No es preocupante tampoco que los adolescentes mientan para proteger su privacidad, tan importante para ellos. La mentira es una defensa propia ante algo que ellos consideran una intrusión.
Hay algunos casos en los que la mentira, en principio, no es un síntoma preocupante, pero que pudiera llegar a serlo si no se maneja convenientemente, por ejemplo:
• Un niño mayor o un adolescente puede decir mentiras interesadas ( para no tener que hacer algo, o negando responsabilidad por sus acciones para evitar un castigo). Es una tendencia natural que indica un nivel de responsabilidad bajo, y, por tanto inmadurez. Los padres deben de reaccionar a este tipo de mentira ocasional hablando con el niño y explicandole cuán importantes son la verdad, la honradez y la confianza, y el sentido de la responsabilidad, e incluso haciéndole sentir “levemente” la pérdida de confianza, pero a la vez estimulándolo, expresando el deseo de recuperarla. Debe esperarse que poco a poco el problema vaya desapareciendo. Si al pasar los años no desapareciera, entonces sí es preocupante.
En cualquier caso, vemos que se trata de mentiras ocasionales, coyunturales y justificadas, aun cuando esa justificación sea subjetiva. Si debe preocuparnos, por contra, tipos de mentira habituales, que se repiten muy seguido, o mentiras absurdas e injustificadas, por ejemplo:
• Algunos niños ya grandecitos, y adolescentes incluso, sabiendo la diferencia entre la verdad y la mentira, cuentan con gran entusiasmo historias que parecen verdaderas, ya que reciben mucha atención mientras cuentan la mentira.
• Otros niños y adolescentes, que por lo general actúan de manera responsable, caen en el patrón de mentir repetitivamente, creyendo que es la mejor manera de satisfacer las demandas de sus padres, maestros y amigos. Estos niños usualmente no están tratando de hacer mal, pero el mentir repetidamente se convierte en un mal hábito.
• Otros simplemente reproducen el modelo que ven en el hogar.
• Hay otros niños y adolescentes a quienes no les importa mentir para aprovecharse de los demás, o con intención de causarles algún perjuicio Algunos adolescentes mienten frecuentemente para ocultar otros problemas serios, como alcohol y drogas, o mal desempeño escolar.

2 thoughts on “LOS NIÑOS Y LA MENTIRA

  1. Este articulo me encanto pues es muy cierto todo esto, me gusto todo especialmente donde dice que el mentir se convierte en un habito, y que algunos mienten para ocultar otros problemas serios, yo vivi esa experiencia con una hermana, y es bien lamentable ver este tipo de situaciones porque el proceso de todo esto empieza cuando se es un nino y ya cuando se es adulto es dificil desarraigar algo que ya es parte de ti porque lo has venido arrastrando desde la ninez, y al final esto te traera grandes problemas en tu vida que no te dejaran ser feliz, yo estoy viendo esto ahora en mi hermana, es lamentable realmente y mas cuando se trata de un ser a quien tu amas!! y que a veces tu sientes que no puedes hacer algo para que esa persona deje ese habito arraigado desde su ninez!!

  2. Gracias, Sulema. No es solo el tema de la mentira, sino que todo lo que vivimos y aprendemos, y la educación que recibimos de niños condiciona fuertemente el resto de nuestra vida. Hay muy poca conciencia de que muchos de los problemas que padecemos pudieron generarse, probablemente en la niñez. Por ello es mi empeño en que la gente tome conciencia de ello. Empezar el camino en la dirección adecuada es tan fácil… Pero luego, ¡qué difícil es reorientar la dirección de un camino equivocado! Por ello es tan importante el papel de los padres, elpapel de la familia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *