ene
18

MATRIMONIO DE EMERGENCIA

La cultura ha hecho común la decisión de unir en matrimonio apresuradamente a dos jóvenes cuando ella quedaba embarazada inesperadamente, y quisiera hacer un breve análisis sobre ello. En general, me parece un grave error, forzado por razones religiosas y sociales. Las premisas y las condiciones para la formación de ese nuevo hogar, en principio, son todas completamente adversas y desfavorables; ninguna favorable; y ello es la causa de que la mayoría de los casos termine en fracaso, normalmente, en los primeros años, o incluso meses, de matrimonio.

Y es lógico: normalmente suele suceder con personas demasiado jóvenes,  cuyo nivel de madurez es muy insuficiente para afrontar una responsabilidad de este tipo. Todo tiene su tiempo y su edad, y la responsabilidad que requiere una familia difícilmente se tiene a los 18 ó 20 años. Esa es edad para otras cosas. En segundo lugar, sucede mucho más frecuentemente en parejas que casi se acaban de conocer, y cuya relación es informal e inconsistente, que en parejas de novios con un carácter formal y con un conocimiento mutuo mayor. Ello significa que en la mayoría de los casos ni siquiera se conoce a la persona con quien se supone debe compartirse la vida. Lo más probable es que no sea la persona adecuada.

En tercer lugar, suele surgir un rechazo de ambas parte hacia la situación misma, y un reproche mutuo, consciente o inconsciente, por verse atados, y todo ello se va a proyectar sobre el bebé, quien será “el culpable” de la situación. El resultado de todo ello suele ser la ruptura prematura de la unión, probablemente dos vidas de alguna forma afectadas, sobre todo la de ella, posibles futuros profesionales truncados y lo que es peor, un hijo sin padre, porque frecuentemente el padre se desentiende de su responsabilidad; a veces también sin madre, porque tampoco tiene capacidad para asumirla en forma; y únicamente con abuela-mamá, porque al final suele ser la abuela materna la que se hace cargo de la situación.

Si el embarazo indeseado sucede, y dejando de lado la opción de continuar con él o no, tema en el que no voy a entrar; en principio, no me parece la mejor opción el matrimonio de emergencia, a no ser, que no sean ya tan jóvenes, y que la relación sea ya muy formal y encaminada al matrimonio, con lo que el embarazo únicamente aceleraría un poquito la unión. Un hijo no debe ser necesariamente el motivo del matrimonio de dos personas. Mi recomendación es que traten de afrontar, en la medida de su capacidad, cada quien su responsabilidad como padre y madre, procurando sustento económico y atención afectiva, emocional y educativa para el hijo, pero desde una posición independiente, sin sentirse atados el uno al otro, sintiendo un compromiso únicamente con el hijo.

Es más probable de este modo que algún día, después de esforzarse por un objetivo común, y sin otro tipo de presiones, lleguen a decidir por su propia voluntad, y con mayor madurez, formalizar la relación familiar en matrimonio. Y si no fuese así, al menos habrá habido un compromiso de ambos hacia el hijo, y éste no habrá sufrido el enorme conflicto que supone el fracaso y la ruptura. La actitud de los padres de los jóvenes es fundamental en estos casos. Frecuentemente toman una actitud de enemigos de la otra parte, al tiempo que presionan para que se casen, poniendo con ello una dificultad más en la ya difícil situación.

Los padres no deberían ejercer presión para el matrimonio, sino orientación, estímulo, motivación y ayuda para que a los jóvenes se les haga más atractivo asumir su responsabilidad para con el hijo, tomando en cuenta que si hay alguien que no tiene ninguna culpa es el propio hijo, y si hay alguien que necesita todo tipo de atención es también el hijo. Suelen ser incluso los padres de los jóvenes quienes toman la decisión de “casarles”, pensando en el “qué dirán” más que en los jóvenes y en el bebé; suelen pensar también, y eso es algo cultural, que con el matrimonio “se lava” la situación, y que los jóvenes ya aprenderán a quererse. Es un error. Es condenarles a un probable fracaso. El hijo necesita unos padres comprometidos más que una pareja fracasada.

1 Comentario para “ MATRIMONIO DE EMERGENCIA”

  • Josè Hernàndez Saldig 03/02/2013 a las 6:52 pm

    No es lo mismo “Nos vamos a casar” que “Nos tenemos que casar”

Deje su comentario

Sígame en Twitter! Sígame en Twitter!
Sígame en Twitter @DraMendozaB

Entradas recientes

Últimos comentarios

Anuncios

Archivo

 

Close
loading...