Jun
20

NIÑOS Y ADOLESCENTES DEPRIMIDOS

No solamente los adultos se deprimen. Los niños y los adolescentes pueden sufrir también de depresión. La depresión se considera como una enfermedad cuando la condición depresiva no es pasajera, sino que persiste en el tiempo. Aproximadamente el 5 % de los niños y adolescentes de la población general padece de depresión severa. Los niños que viven con mucha tensión, que han experimentado una pérdida de algún familiar, o que tienen desordenes de la atención, del aprendizaje o de la conducta corren mayor riesgo de sufrir depresiones.

En la actualidad hay dos causas que ganan cada vez más peso; una es el acoso escolar, o “bullying”, y la otra es el sentirse poco adecuado a los cánones imperantes hoy día referentes a moda, belleza, materialismo, etc. y a los que en particular los adolescentes son tan susceptibles. El comportamiento de los niños y adolescentes deprimidos es diferente al comportamiento de los adultos deprimidos. Los especialistas recomiendan a los padres que estén atentos a estos síntomas que pueden presentar sus hijos:

  • Tristeza persistente.
  • Perdida de interés en sus actividades favoritas.
  • Aumento en la actividad o irritabilidad.
  • Quejas frecuentes de enfermedades físicas tales como dolor de cabeza o dolor de estómago.
  • Rechazo a acudir al centro escolar con excusas varias.
  • Ausencias frecuentes de la escuela y deterioro en el rendimiento académico.
  • Aburrimiento persistente, falta de energía y falta de comunicación.
  • Cambios notables en los patrones de comer y dormir.

Un caso típico es el del niño que jugaba a menudo con sus amigos, y de repente empieza a pasarse la mayor parte del tiempo solo; pierde el interés por todo, y las cosas de las que disfrutaba previamente ya no le dan placer. Los niños y adolescentes deprimidos dicen a veces que quisieran estar muertos o pueden hablar de suicidio. Además, los adolescentes deprimidos pueden abusar del alcohol o de las drogas tratando de sentirse mejor.

Cuando se portan mal en casa y en la escuela pueden estar sufriendo de depresión sin que nadie se dé cuenta de ello. Los padres y los maestros no se percatan de que la mala conducta también puede ser un síntoma de depresión, porque estos niños no dan la impresión de estar tristes. El diagnóstico y el tratamiento temprano de la depresión es esencial para los niños deprimidos. Por ello, ante cualquier síntoma, es recomendable consultar con un especialista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *