Jun
28

PRESION COMERCIAL

¿Cuántas cosas compra usted, no porque necesite las cosas en sí mismas, sino porque lo que necesita es “simplemente comprarlas”? ¿Cuántas veces ha comprado cosas que únicamente ha estrenado (y las ha estrenado solo porque las ha comprado) y luego ya prácticamente ya no las ha vuelto a usar? ¿Cuántas veces se ha sentido defraudado porque le hicieron creer, y usted quiso creer, que comprando tal o cual cosa su vida iba a ser mejor, para luego comprender que todo sigue igual? ¿Cuántas veces ha tenido la sensación de que le venden el problema para luego venderle la solución?

Presión comercial es la presión a la que todos estamos sometidos por medio del marketing, y que en forma tenaz y frecuentemente agresiva, a través de múltiples estrategias nos invita a comprar y a consumir permanentemente de todo, creándonos necesidades que no tenemos, y hasta convenciéndonos sutilmente de que tenemos problemas inexistentes; y sin que exista regulación alguna al respecto.

Nadie duda que el marketing dinamiza la economía, y que ello está directamente asociado al desarrollo, entendiendo como tal lo reflejado por indicadores económicos; sin embargo, muy poco se ha investigado sobre los efectos negativos que esta presión comercial ejerce sobre la salud mental y social de la población, y muy poca es la conciencia de que la salud mental, como parte importante de la salud integral de la persona, es sujeto, a la vez que objeto, del propio desarrollo. ¿Qué sentido tiene un desarrollo que pretendiendo un bienestar, muchas veces subjetivo, nos provoca malestar por otro lado?

Este tipo de contradicciones de un malentendido desarrollo ya se han hecho palpables en algunos aspectos, como el ambiental, en el cual la evidencia de que el desarrollo presente estaba arriesgando seriamente el desarrollo futuro, está provocando regulaciones que tratan de proteger las fuentes de vida para la sostenibilidad del desarrollo.

De igual manera, es de esperar que algún día se comprenda mejor la relación entre la salud mental y el desarrollo, y se regulen factores de riesgo importantes, entre ellos, la presión comercial; aun cuando para entonces ésta haya provocado ya bastante daño a la salud mental y social de dos o tres generaciones. Mientras tanto, no podemos hacer otra cosa más que insistir en el tema, y recomendar vivir una vida más auténtica de acuerdo con criterios propios y no con los criterios ajenos que nos impone la presión comercial o el entorno social, influido a su vez por la presión comercial.

One thought on “PRESION COMERCIAL

  1. Atinado!

    Siempre dije yo que la publicidad super agresiva que hay en el salvador es un duelo de psiquiatra a psiquiatra… demasiado agresiva y nos induce a un consumismo voraz. Bueno y leer textos como este nos ayudan a despertar conciencia de nuestro entorno y a lo que nos induce. Saludos desde Belize.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *