Dic
22

RECUPEREMOS EL ESPIRITU NAVIDEÑO

Nada provoca más ilusión que la Navidad. Hace muchos años, cuando mis hijos llegaron a tercer grado y aún seguían creyendo en Santa Claus y escribiéndole cartas, me invadió la intriga. ¿Será que son tan inocentes?, me preguntaba. Luego descubrimos que ellos también tenían una intriga. ¿Hasta cuándo papi y mami seguirán pretendiendo hacernos creer que existe Santa?, se decían. Fingían demencia para darnos esa ilusión a nosotros.

Más allá de que siempre existe algún Grinch, la Navidad es un tiempo especial. Es la época más propensa para despertar sentimientos de unión y alegría, de compartir con los familiares, amigos y compañeros. Es un tiempo ideal para tratar de ser más tolerantes, de dar amor a todos a nuestro alrededor y de dar fe, pues es cuando los cristianos celebran la venida del Salvador. Es una época de esperanza, de fe, de alegría, de dar… y también de recibir. Es el momento de dar gracias a Dios por lo que tenemos y mirar a los que tienen menos y ser compasivos con ellos. Recibiremos a cambio la sensación inigualable de la satisfacción de hacer el bien.

Como ejemplo, bien vale recordar la parábola de la viuda pobre que puso dos moneditas de poco valor a la limosna mientras los ricos echaban sus cuantiosas ofrendas. “Les aseguro que esta viuda pobre ha echado más que todos los demás. Todos ellos dieron de lo que les sobraba; pero ella, de su pobreza, echó todo lo que tenía para su sustento”, dijo Jesús. Por eso no debemos preocuparnos por regalar lo último en juguetes o en tecnología. Vale más algo con sencillez, con amor y cariño, porque ahí está el espíritu de la Navidad y es importante transmitirlo a los niños. En mi caso, con mis hijos revisábamos los juguetes y muchos eran elegidos para dárselos a niños de menores recursos.

La Navidad no debe ser un culto al consumismo, y mucho menos en los niños. Se les puede decir, por ejemplo, que Santa, el Niño Jesús y los Reyes Magos tienen que traer regalos a muchas personas y que hay que ayudarles pidiendo poco y no tan caro. Así ellos no se preocupan tanto y trabajan menos. También podemos llevarlos a dar juguetes o alimentos a los más desprotegidos y decirles que somos como los duendes de Navidad.

Definitivamente, el espíritu navideño no se forja de la noche a la mañana. Todo esto debe explicarse año a año, durante los 12 meses, e irá calando en los adolescentes. También es bueno incentivar a que participen de proyectos humanísticos, como ir a asilos, hospicios o formar parte de coros, de grupos que lleven alimentos u otros que ayuden a envolver regalos o a recaudar fondos para los más necesitados.

Otro punto clave, sobre todo cuando nuestros hijos alcanzan la adolescencia, es dónde y con quién celebrar la Navidad. A cierta edad, muchos “planes” de ellos están fuera de casa. Tenemos que ser flexibles como padres y entender que ya desean socializar más con amigos que con la familia. No es bueno chantajearlos ni obligarlos a pasarla solamente con nosotros. Lo mejor, si se puede, es ajustar sus agendas, compartiendo los momentos más importantes de familia y dándoles libertad para salir con sus amistades. Al final, como dice la canción, la Navidad es una noche de paz, una noche de amor…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *